SÁBADO 28 – 13 H. – RINCÓN CUBANO

En Cuba se produce el ron y el aguardiente más rico, jugosas frutas y el clima tropical es alucinante. Júntalo con la cultura popular de “compartir” y descubrirás “la cubanía”.

Todos los tragos tienen detrás una historia, déjame que te cuente alguna como la del Mojito que debe su fama a Ley Seca pues si querías beber alcohol “legal” tenías que salir de EE.UU y Cuba quedaba cerca.

El Daiquirí debe su nombre a una playa cercana a Santiago de Cuba. Allí se situaba una mina de hierro y su ingeniero tuvo que atender a unos invitados norteamericanos. Pensando que el ron a secas no les gustaría, le añadió zumo de limón y azúcar para mejorar su sabor. El barman más brillante de la coctelería cubana, apodado Maragato, lo puso de moda. En El Floridita, le añaden unas gotas de Marrasquino y lo elaboran en batidora. Pero es Ernest Hemingway quien universalizó este cóctel.

Cuenta la historia que el Cuba Libre nació en el cambio de siglo, en la Guerra de la Independencia, cuando unos soldados se reunieron en un bar de La Habana Vieja y pidieron al camarero preparara una ronda de tragos con coca-cola, ron, hielo y una rodaja de lima para brindar por la recién liberada Cuba ¡Por Cuba Libre! Así fue como el grito de guerra se convirtió en el más famoso de los cócteles cubanos.

La lista de alquimias es más larga pero no te lo quiero descubrir todo ahora. La coctelería cubana es creación, conocimientos, amor, sentido estético y estilo propio. Pásate por el Rincón Cubano que tendremos talleres los tres días de La Fiesta y… ¡A DISFRUTAR!